¿La Depresión es Contagiosa?

¿Puede una enfermedad mental ser contagiosa?
Cuando una persona cercana a nosotros sufre de un resfriado, también corremos el riesgo de contagiarnos. No existe ninguna duda sobre la naturaleza contagiosa de las infecciones virales, pero ¿qué pasa con la salud mental y el humor? ¿Puede la depresión ser contagiosa?
La respuesta es si y no. La depresión no es contagiosa del mismo modo que un resfriado, sin embargo los cambios de humor y las emociones pueden ‘propagarse’.

¿Alguna vez has visto a una persona reír tan fuerte, que su risa es contagiosa, ó a un compañero de trabajo quejarse por tanto tiempo que también empiezas a sentir esa negatividad? Es de esta manera que los diferentes cambios de humor e incluso los síntomas de la depresión pueden contagiarse.

A continuación, ahondaremos un poco sobre cómo funciona esto; qué es lo que explica la ciencia y qué hacer si sientes que has sido “contagiado” de depresión por algún ser querido.

Contagio de la depresión

La depresión y otros estados de ánimo, son contagiosos de una manera interesante. Las investigaciones han demostrado que la depresión no es lo único que puede ‘propagarse’. El hábito de fumar por ejemplo, ya sea al dejarlo o comenzar a hacerlo, ha sido comprobado que se propaga a través de vínculos sociales cercanos y distantes también. Si un amigo deja de fumar, es muy probable que tú también lo dejaras.

El suicidio también ha sido visto en varios grupos. Un estudio demostró que tanto en hombres como en mujeres, el tener una amistad que haya fallecido a causa de un suicidio, incrementó sus probabilidades de desarrollar pensamientos e intentos suicidas. La naturaleza contagiosa de la depresión, podría funcionar de la misma forma. Los investigadores lo llaman de diferentes maneras, incluyendo: fenómeno en cadena, teoría del contagio social y teoría del contagio de grupo emocional.

Al final, todo se resume a la transferencia de los estados de ánimo, comportamientos y emociones entre personas en un grupo, el cual no tiene que ser únicamente compuesto por seres queridos y mejores amigos. La mayoría de las investigaciones apuntan que puede abarcar hasta 3 grados de separación; es decir que si el amigo de un amigo de tu amigo sufre de depresión, tú también puedes tener un alto riesgo de desarrollarla, aunque claro, la felicidad trabaja de manera inversamente proporcional, así como el abuso de alcohol, drogas, la alimentación y la soledad.

Entonces, ¿cómo se propaga la depresión?

La respuesta no es tan sencilla. No se contagia como al compartir tragos con una persona que padece de depresión, o que lloren a tu lado. Los investigadores aún están comprendiendo exactamente como se propagan las emociones, sin embargo, algunos estudios indican que puede ocurrir de diferentes maneras:

Comparación Social.

Cuando nos encontramos con otras personas, o navegamos dentro de las redes sociales, frecuentemente basamos nuestros sentimientos y nuestro autoestima en los de los demás. Hacemos una evaluación de nosotros mismos comparándonos con otros, especialmente aquellos con patrones de pensamientos negativos y esto puede ocasionalmente resultar nocivo para nuestra salud mental.

Interpretación Emocional.

Todo se resume a la manera en la que interpretamos los sentimientos de los demás. Las emociones de nuestras amistades y las señales no verbales, funcionan como información para nuestro cerebro; especialmente con la ambigüedad del internet y los mensajes de texto, podemos llegar a interpretar la información de manera diferente o mucho más negativa de lo que se pretendía.

Empatía.

Ser una persona empática es algo bueno. La empatía es la habilidad que tenemos de entender y compartir los sentimientos de los demás, sin embargo, si nos enfocamos o involucramos en tratar de ponernos en los zapatos de alguien con depresión, lo más probable es que comencemos a experimentar los síntomas también.
Esto no quiere decir que estar alrededor de alguien con depresión, automáticamente nos hará padecerla. Simplemente, nos coloca en un riesgo más alto, especialmente si somos muy susceptibles.
Individuos más susceptibles de contraer Depresión
Los riesgos de contraer depresión aumentan si:

  • Se tiene un historial de depresión u otros trastornos del estado de ánimo.
  • Se tiene un historial familiar o predisposición genética a la depresión.
  • El individuo fue criado por algún padre con depresión cuando era niño.
  • Se experimenta una transición mayor o cambio en la vida como puede ser una mudanza.
  • Se busca en alto grado consuelo en otros personas.
  • Se padecen actualmente altos niveles de estrés o vulnerabilidad cognitiva.

En general, existen otros factores de riesgo para la depresión, incluyendo el tener una enfermedad crónica o un desequilibrio en los neurotransmisores. Los adolescentes y las mujeres también parecen tener más riesgo de ‘contagiar’ y contraer estados de ánimo y depresión.

Individuos de alto riesgo

Es más probable que una persona comience a experimentar depresión y otros cambios de humor si convive con alguna de las siguientes personas:

  • los padres
  • un hijo
  • una pareja amorosa
  • compañeros de habitación
  • amigos cercanos

Los amigos en línea y conocidos, también pueden tener un efecto en nuestra salud mental. Con el predominio de las redes sociales en nuestras vidas, muchos investigadores están comenzando a analizar como es que éstas influyen en nuestras emociones.

En un estudio, los investigadores encontraron que cuando menos publicaciones positivas se mostraban en el muro de una persona, la misma respondía publicando cosas más negativas. Lo opuesto también ocurrió cuando se redujeron las publicaciones negativas. Los investigadores piensan que esto demuestra la manera en que las emociones expresadas en las redes sociales pueden influir en nuestras emociones dentro y fuera del universo digital.

Síntomas

Si pasamos tiempo con alguien que padece de depresión, también podemos comenzar a experimentar ciertos síntomas. Estos incluyen:

  • Pensamientos pesimistas o negativos.
  • Desesperación.
  • Irritabilidad o agitación.
  • Ansiedad.
  • Descontento general o tristeza.
  • Culpa.
  • Cambios de humor.
  • Pensamientos suicidas.

Si tú o algún familiar está considerando el suicidio o algún otro método para hacerse daño, obtén ayuda inmediata de un centro de prevención del suicidio.

Puedes contactar a Talitá Kum a los teléfonos +52 55 6837-5618

Si sufres depresión

Si estás experimentando problemas de salud mental, puedes buscar ayuda o asesoría profesional con algún médico en línea. Si sientes que estás en crisis, puedes contactar a un centro de prevención del suicidio o llamar a tus servicios de emergencia locales.

Los investigadores han encontrado que los síntomas depresivos de un cónyuge pueden predecir significativamente la depresión en su pareja, sin embargo, el discutir abiertamente las preocupaciones con un ser amado, en especial tu pareja, puede ser algo difícil. Muchas personas con depresión experimentan culpa o vergüenza por sus sentimientos. Una buena idea podría ser trabajar juntos para controlar los sentimientos y los síntomas. Considera algunos de los siguientes tips para el manejo de la depresión:

Buscar reuniones grupales

El ir a una reunión grupal o un taller para el tratamiento de la depresión, terapia de conducta o liberación del estrés basada en la conciencia pueden ser útiles. A veces, una situación grupal puede ayudarte a trabajar las cosas en un ambiente seguro mientras te recuerda que no estás solo. Puedes encontrar ayuda a través de alguna de las siguientes organizaciones:

  • Centro Talitá Kum
  • Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH)
  • Fundación Americana para la Prevención del Suicidio (AFSP)

Consultar un terapeuta en pareja

El consultar a un terapeuta ya sea familiar o de pareja, también puede ser útil para encontrar mecanismos de ayuda que funcionen para ambas personas. También puedes consultar si es viable asistir a una de las sesiones de terapia de tu pareja.

Apoyarse uno al otro

Si trabajas en equipo con tu pareja, pueden apoyarse el uno al otro. Asegúrate de que ambos se cuiden mutuamente, vayan a la escuela o al trabajo, obtengan la ayuda necesaria, coman bien y se ejerciten.

Meditar juntos

El comenzar o terminar el día con un poco de meditación, puede ayudar a calmar tu mente y cambiar los patrones de pensamiento negativo. Pueden asistir a una clase, mirar un video de YouTube o bajar alguna aplicación que les dé de 5 a 30 minutos de tiempo de meditación.

Buscar ayuda

Ver a un profesional de la salud mental también puede ayudar. Ellos pueden aconsejarte, sugerir planes de tratamiento y dirigirte para obtener la ayuda que necesites.

¿Qué pasa si experimento depresión por mis hábitos en redes sociales?

Si piensas que las redes sociales son las culpables de algunos de tus cambios de humor o enfermedades mentales, considera limitar el tiempo que pasas en ellas. No tienes que dar de baja o desactivar tus cuentas, aunque puedes hacerlo si te funciona.

Al limitar tu tiempo en las redes sociales, puedes administrar la cantidad de tiempo que pasas siendo influenciado por otros. Todo se trata de crear un equilibrio en tu vida.

Si encuentras difícil estar navegando en tu muro de noticias, trata de crear recordatorios para dejar el teléfono. También puedes limitar tu tiempo únicamente a una computadora y borrar las aplicaciones de tu móvil.

¿Qué pasa si soy yo el que propaga la depresión?

Muchas personas con depresión y otras condiciones de salud mental, pueden sentir que agobian a otras personas cuando hablan sobre lo que ocurre.

El saber que las emociones pueden contagiarse, no significa que debas aislarte o evitar hablar de las cosas que te molestan. Si estás preocupado, es una buena idea conseguir ayuda profesional. Un terapeuta puede trabajar contigo para manejar tu depresión y los pensamientos negativos. Muchos te permitirán llevar a tu pareja o algún amigo si sientes que es necesario para resolver cualquier problema.

Conclusiones
Las emociones relacionadas a la depresión no son las únicas que son contagiosas. La felicidad también se ha demostrado que puede ser contagiosa.

Los investigadores han encontrado que las personas que se rodean a si mismas de otras más felices, eran más propensas de ser felices en el futuro. Piensan que esto demuestra que la felicidad de las personas depende de la de los demás con los que mantienen una conexión cercana. Así que en una manera, la depresión también es contagiosa, pero también la felicidad. Con esto en mente, es práctico el estar consciente de la manera en que los comportamientos y las emociones de otros influencian en las propias.

El tomar algunos momentos del día para reflexionar sobre como te sientes y tratar de entender porqué, puede ser increíblemente práctico para tomar el control de tus emociones y manejarlas. Si te sientes desesperanzado o necesitas apoyo, en Talitá Kum podemos ayudarte.

FUENTES

  • Healthline “Is Depression Contagious?”
    https://www.healthline.com/health/is-depression-contagious#qampa
  • Goodman CR, et al. (2010). Is it contagious? Affect similarity among spouses. DOI:
    10.1080/13607860220142431
  • Haeffel GJ, et al. (2013). Cognitive vulnerability to depression can be contagious. DOI:
    10.1177/2167702613485075
  • Joiner TE. (1994). Contagious depression: Existence, specificity to depressed symptoms, and the role of reassurance seeking. DOI:
    10.1037/0022-3514.67.2.287
  • Kiuru N, et al. (2012). Is depression contagious? A test of alternative peer socialization mechanisms of depressive symptoms in adolescent peer networks. DOI:
    10.1016/j.jadohealth.2011.06.013
  • Kramer ADI, et al. (2014). Experimental evidence of massive-scale emotional contagion through social networks. DOI:
    10.1073/pnas.1320040111
  • Rosenquist JN, et al. (2011). Social network determinants of depression. DOI:
    10.1038/mp.2010.13