Complicaciones del Autismo

Trastorno del Espectro Autista

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición del desarrollo neurológico que comienza en los primeros años de vida. En muchos casos, no es diagnosticado antes de los 3 años.

El TEA puede afectar tus habilidades de comunicación y sociales en varios niveles. Los efectos dependen del rango de gravedad en el que caigan dentro del espectro. Pueden variar entre los más leves (Síndrome de Asperger) hasta severos. Las personas con un grado de autismo leve, usualmente son totalmente funcionales en su vida cotidiana y dentro de la sociedad. Aquellos que tienen formas más severas de TEA pueden requerir cuidados constantes y ayuda por el resto de sus vidas.

El TEA puede ser un gran reto si se trata por si mismo. Ésta es una gran verdad tanto para los pacientes como para los guardianes. El TEA generalmente es acompañado por otros padecimientos y problemas los cuales pueden sumar a los retos para manejar la condición.

Complicaciones del TEA

Cuando una persona padece de TEA, puede experimentar problemas sensoriales, convulsiones, trastornos de salud mental y otras complicaciones.

Problemas Sensoriales
La persona dentro del Trastorno del Espectro Autista pueden ser muy sensibles a los estímulos sensoriales. Algo tan común como los sonidos fuertes o luces brillantes pueden causar una molestia emocional significativa. Alternativamente, pueden no responder a algunas sensaciones como el calor y frío extremos, o incluso el dolor.

Convulsiones

Las convulsiones son comunes entre las personas con Trastorno del Espectro Autista. A menudo comienzan a sufrirlas en la infancia o sus años adolescentes.

Problemas de Salud Mental

El vivir con TEA pone a las personas en riesgo de padecer depresión, ansiedad, comportamiento impulsivo y cambios de humor.

Discapacidad Mental

Muchas personas con TEA tienen algún nivel de discapacidad mental. Los niños con el Síndrome X Frágil son más propensos a desarrollarlo. Este síndrome es causado por un defecto en una sección del cromosoma X y es una causa común para la discapacidad mental, particularmente entre los niños varones.

Tumores

La esclerosis tuberosa es un padecimiento raro que ocasiona que tumores benignos se desarrollen en los órganos, incluyendo el cerebro. El vínculo entre esta enfermedad y el autismo aún no es claro, sin embargo las tasas son mucho más altas entre los niños con esclerosis tuberosa que aquellos que no padecen esta enfermedad, de acuerdo a un reporte del Centro para la Prevención y Control de Enfermedades.

Otras Complicaciones
Otros problemas que pueden acompañar el TEA incluyen agresión, hábitos de sueño inusuales, hábitos alimenticios inusuales y problemas digestivos.

Retos para los Cuidadores

Para aquellos que cuidan o atienden a un niño o persona adulta con TEA, es importante también que se cuiden a ellos mismos. Muchos guardianes experimentan estrés y falta de sueño, lo que puede llevarlos a cometer errores. El tener precaución con tu propia salud a base de una buena alimentación, hidratación, sueño y ejercicio, es tan importante para ellos como lo es para la persona que está bajo su cuidado.

También, el pedir ayuda a otras personas y aceptarla cuando se necesite es una parte importante de la atención. Si eres un cuidador y encuentras difícil el manejar las demandas de este trabajo, habla con un médico. Ellos pueden ofrecer estrategias o recursos para ayudarte a lidiar con esto.

A largo Plazo

Con un tratamiento temprano y adecuado, muchos niños con TEA pueden crecer y llevar vidas largas y productivas. Los programas de intervención temprana, medicamentos para ayudar a controlar síntomas y complicaciones y ambientes de apoyo pueden albergar un futuro prometedor para las personas con TEA.

Si sospechas que tú o tu hijo padecen del Trastorno del Espectro Autista, acércate a Talitá Kum para obtener un diagnóstico. Podemos ayudarte.

Fuentes